El 56% de los empresarios vascos espera incrementar su facturación en 2021


Un 46% considera que la economía vasca irá a mejor en este ejercicio, según se desprende de los resultados de la nueva edición del informe 'Perspectivas España 2021: País Vasco', realizado por KPMG en colaboración con CEOE

kpmg kiyD U130607785900FTB 624x385Diario Vasco

Perspectivas España es un informe que KPMG realiza desde 2009 y que en los últimos cinco años se ha elaborado en colaboración con la CEOE. En esta edición, han participado 1.400 empresarios y directivos de más de 25 sectores y de todas las comunidades autónomas. Las respuestas fueron recogidas a través de una encuesta online que se llevó a cabo entre noviembre de 2020 y enero de 2021. De los encuestados, un 43% son presidentes, directores generales o consejeros y un 49%, directivos. Por su parte, el 34% de las compañías que han participado tiene más de 1.000 empleados y un 39% factura más de 200 millones al año.

Los autores del informe señalan que la economía vasca, caracterizada por una presencia significativa del sector industrial, ha tenido que hacer frente a un 2020 «complicado», en el que las cadenas de suministro «se han paralizado», las restricciones a la movilidad han afectado a la actividad productiva y el consumo ha caído. No obstante, los empresarios vascos se muestran mayoritariamente optimistas sobre el futuro a corto plazo.

En concreto, en relación a los resultados de Euskadi, una cuarta parte de las empresas del País Vasco (26%) considera que volverá a los niveles de facturación previos a la pandemia este año. Sin embargo, la amplia mayoría retrasa esa fecha hasta 2022 (38%) o incluso pasado ese año (26%), lo que consolida la idea de que en 2021 comenzará la recuperación, pero que se tardará en volver a los niveles pre Covid-19, al menos un año más. Respecto a la inversión, la respuesta mayoritaria de los empresarios vascos es que se mantendrá estable (43% de los encuestados), si bien, un 35% de las compañías vascas anticipa que crecerá a lo largo de 2021.

Empleo

Sin embargo, el futuro de la plantilla es más incierto, ya que aunque un 40% de los encuestados espera mantenerla, un 32% cree que la ajustará, mientras que un 27% de los empresarios del País Vasco augura que la aumentará. En el apartado de la internacionalización, el 28% de las compañías vascas incrementarán su presencia en otros mercados, poniendo el foco especialmente en Estados Unidos, Oriente Medio, China y Francia.

Por otra parte, el estudio destaca que en 2020 la pandemia obligó a las compañías a redefinir sus planes de negocio, lo que en ocasiones obligó a aplicar ajustes que, en el caso del empresariado vasco, afectaron principalmente a los costes de producción, ya que el 56% de los encuestados moderaron sus partidas en este apartado, a la plantilla (53%) y a inversiones (49%).

Precisamente, la reestructuración operativa fue la operación corporativa que más empresas vascas (un 56%) han puesto en marcha en el último año, le siguen la financiación o refinanciación de deuda (49%) y las alianzas (27%). En los próximos doce meses, las reestructuraciones operativas y las alianzas seguirán siendo relevantes en las estrategias de las compañías de Euskadi, que se centrarán en solicitar fondos del Plan Europeo de Recuperación.

Fondos europeos

«En el actual contexto, las empresas vascas deben contemplar el impulso que suponen los fondos del Plan de Recuperación Europeo, en el que las compañías quieren tener una participación destacada en áreas como la transición energética y la modernización industrial. Estamos en un periodo de cambio y, por lo tanto, toca transformarse con el fin de contar con las herramientas que nos permitan no solo recuperarnos del impacto de la COVID-19, sino anticipar el crecimiento al máximo posible», según ha destacado Cosme Carral, socio responsable de KPMG en el País Vasco.

Informe KPMG

Por otra parte, a lo largo de 2021, la mejora de procesos y la digitalización serán las prioridades estratégicas para la mayoría de los directivos de Euskadi (59% de los encuestados en ambos casos), seguidas por el desarrollo de nuevos productos y servicios. Asimismo, la necesidad de contar con las capacidades técnicas y profesionales para afrontar los cambios que ha generado la pandemia en el entorno empresarial queda patente cuando se pregunta a las compañías vascas por los principales retos que tendrán que afrontar para adaptarse a la nueva realidad: la digitalización (69%) y la gestión de personas (58%).

Un 53% de las empresas afirman que invertirán en herramientas tecnológicas y un 49% en innovación, de manera que la digitalización ocupará una «posición privilegiada» en los planes de inversión de las empresas vascas en los próximos meses. Las compañías vascas dan un aprobado a su nivel de adaptación digital (6,2), por lo que el margen de mejora es amplio. Entre las áreas más digitalizadas, se encontrarían IT (64% de los encuestados), Finanzas (39%) y Ventas (36%).

Por otro lado, después de un año en el que el nivel de consumo de los hogares se ha reducido como consecuencia del impacto de la pandemia en las finanzas familiares y de la incertidumbre que ha llevado a priorizar el ahorro, el riesgo de demanda se convierte para más de tres cuartas partes de las empresas vascas (78%) en la principal amenaza para su negocio. A mucha distancia les siguen los riesgos regulatorios, que marcan el 40% de los encuestados, y los riegos operacionales, que seleccionan el 38%.

La encuesta también desvela que la principal demanda de las empresas vascas a los gobiernos central y autonómico es la eficiencia del gasto público (68% de los encuestados en ambos casos). En el ámbito estatal, le siguen las reformas estructurales (49%) y el fomento de la transición energética y la digitalización (40%).

En el ámbito autonómico, destacan las demandas de carácter fiscal, en concreto, un 58% de los directivos vascos pide ventajas fiscales a la innovación y un 49% una disminución de la presión fiscal. De hecho, los incentivos fiscales, junto con la seguridad jurídica, son las dos prioridades que debería tener las Administraciones vascas a juicio del 83% de las compañías vascas.