Euskadi, segunda comunidad en la que más cayó el salario medio en 2017


 

Euskadi, la segunda comunidad en la que más cayó el salario medio en 2017

precios INE

 Los trabajadores vascos cobraron de media 27 euros menos que en 2016, mientras que los del conjunto del Estado percibieron 11 euros más

 

Esta es la radiografía que arroja el informe sobre salarios que realiza el INE a partir de los datos de la Encuesta de Población Activa, y que abarca un ámbito exhaustivo, ya que contempla a todos los asalariados, incluidos los empleados de hogar y los del sector público, aunque la muestra es mucho menor que la de las Encuestas de Estructura Salarial.

Según este informe, el salario bruto medio anual en Euskadi fue el año pasado de 2.208,8 euros, con lo que sigue siendo el más elevado del Estado, seguido de cerca por Madrid (2.191 euros) y Navarra (2.177). La media se sitúa en 1.889 euros y en el otro extremo se sitúa Extremadura, con 1.583 euros.

Pero mientras el salario medio de los españoles ha crecido en el último año 10,9 euros, el de los vascos ha descendido en 27 euros. Solo la Comunidad Valenciana ha registrado una reducción mayor (56 euros). Pero lo que más duele es que llueve sobre mojado, es decir, que el País Vasco encadena dos ejercicios con descensos y ya acumula una pérdida de 41,2 euros. Todo esto en pleno debate de que los salarios tienen que ir aumentando para poder mantener el poder adquisitivo y el ritmo de crecimiento de la economía, ya que el consumo interno es el que más está tirando en un momento en el que el mercado exterior ha perdido fuelle.

Pues con estos datos está claro que los bolsillos de los trabajadores vascos han perdido poder adquisitivo, ya que el IPC se ha incrementado en los dos últimos años un 4,7%. Si echamos la vista atrás, el sueldo bruto medio creció en Euskadi en 2013, descendió el siguiente ejercicio y volvió a aumentar en 2015.

Aumenta la brecha de género

El informe deja otros datos reveladores, estos en el ámbito estatal, ya que no se desglosan por territorios. Uno de los más llamativos es que la brecha salarial entre hombres y mujeres vuelve a crecer tras descender en los dos ejercicios anteriores. Así, el año pasado, los hombres cobraron de media 2.090,6 euros, frente a los 1.668,7 euros de las mujeres. Es decir, les separan 421,9 euros. Esto supone que ellas tendrían que trabajar cinco semanas para percibir el mismo sueldo que ellos en cuatro semanas, o lo que es lo mismo, unos tres meses más al año.

Llevado a porcentajes, el sueldo medio masculino es un 25,3% superior al femenino, cuatro décimas más que en 2016. Una de las razones que, según el INE, explican las diferencias salariales por sexos es que las mujeres trabajan en mayor proporción que los varones en empleos a tiempo parcial, con contratos temporales y en ramas de actividad peor remuneradas.

También existen brechas salariales según la edad y el tipo de contrato. Así, el sueldo medio de los jóvenes de entre 16 y 24 años se situó en 2017 en 1.065,5 euros mensuales, menos de la mitad de lo que cobraron, de media, los asalariados de 55 y más años (2.169,2 euros). En los jóvenes menores de 25 años, el porcentaje que cobra menos de 1.230,9 euros al mes alcanza el 66,2% (en los asalariados de 55 y más años el porcentaje baja al 23,2%).

Por tipo de contrato, el sueldo medio mensual de los indefinidos (2.086,7 euros) supera en un 55,3% al de los temporales (1.343,4 euros).

Por nivel de formación, el salario medio de los asalariados con educación primaria (1.377,3 euros) es bastante inferior al de los que tienen estudios superiores (2.408,7 euros), mientras que, por antigüedad, los que llevan diez o más años trabajando cobran de media casi el doble que los que llevan menos de un año (2.382,5 euros frente a 1.271,9 euros).

Las remuneraciones más elevadas se dieron en las actividades financieras, donde el 69,7% recibieron salarios superiores a 2.136,3 euros, seguidos de los empleados en educación (62,2%) y de quienes trabajan en la Administración Pública (58,7%).

También los asalariados del sector público percibían más que los del sector privado. De media, los primeros cobraban 2.598 euros brutos mensuales frente a los 1.719 de los segundos, es decir, 879 euros más. Eso sí, el primero ha descendido un 1% respecto a 2016, mientras que el salario medio del sector privado ha aumentado un 1,5%.

La mayor concentración de salarios altos en el sector público se debe, según el informe del INE, al mayor porcentaje de asalariados con estudios superiores, el tipo de ocupación desempeñado, el menor peso del trabajo a tiempo parcial y la mayor antigüedad.

 Fuente: El diario vasco. 9/11/18. Recuperado de www.diariovasco.com