Irun sigue creciendo en población


La ciudad mantiene una tendencia al alza que la ha situado durante los últimos seis años por encima de la media del territorio guipuzcoano

Bidasoa activa ha presentado esta semana la memoria de actividad del año 2020 y el informe anual de datos socioeconómicos de la comarca, entre ellos los de demografía y sociedad. En un año especialmente complicado por la crisis sanitaria y económica, Irun ha mantenido su tendencia creciente en población, que desde 2015 viene situándose por encima de la media de Gipuzkoa. Al cierre de 2020, el número de habitantes de la ciudad se ha situado en 63.296, cuando el INE cifraba en 62.910 la población irunesa de 2019.

La franja comprendida entre los 45 y los 59 años, lidera con 15.149 vecinos la población de la ciudad por grupos de edad, seguida de quienes están entre los 30 y 44 años (12.241) y de los que se sitúan entre los 60 y los 74 años (11.144). Los iruneses más mayores (90 y más años) son 916 y los más jóvenes (0 a 14 años) suman 8.357.

66701985 624x384

Por barrios, la población se concentra en el casco urbano, especialmente en Elitxu-Lapize, con 8.739 habitantes (el 13,8% del total), seguido de Anaka (6.495), Artia (6.276), Larreaundi (5.762) y Arbes (5.088). Los barrios menos poblados son el Poblado de Urdanibia, con 456 vecinos y Meka-Ibarla, con 496.

Reflejo de la pandemia

Por lo que respecta al crecimiento vegetativo de la población, es decir, la diferencia entre el número de nacidos y el de fallecidos durante el año, las cifras de 2020 parecen indicar el reflejo de la pandemia. El año pasado se registraron en Irun 437 nacimientos y 615 defunciones, un saldo vegetativo de -178. Esta tendencia no es nueva. Se inició ligeramente en 2015 y llegó a -150 en 2017, pero en los dos últimos años previos a la irrupción del coronavirus (2018 y 2019) se había recuperado hasta cifras cercanas a -50.