Gipuzkoa pierde 1.800 ocupados en el primer trimestre lastrada por los servicios


La cifra de parados sin embargo baja en 1.600 personas al caer la población activa en 3.500

camarera RUScSiub50GOCCEL6B0f3kO 624x385Diario Vasco

La población ocupada descendió en Gipuzkoa en el primer trimestre de este año en relación al último de 2020. En concreto, el territorio ha perdido entre enero y marzo 1.800 empleos, según la PRA (Población en Relación con la Actividad) que elabora el Eustat. Una caída que está lastrada por la evolución de los servicios, que no terminan de remontar en un año marcado a fuego por la pandemia.

Así, el territorio cerró marzo con 310.500 ocupados. Un descenso que es todavía más acusado en Bizkaia que se anota un retroceso de 3.100 puestos de trabajo, mientras que Araba se anota una subida de 500 personas. De este modo, en el conjunto de Euskadi la población ocupada se redujo en 4.400 personas, hasta las 929.200.

Un descenso que afecta en su totalidad a las mujeres, que registran una pérdida de 5.300 empleos, mientras que los hombres recuperan terreno con un aumento de 900 ocupados.

En lo que respecta a los sectores, los servicios siguen sin levantar cabeza por el gran impacto que ha tenido el Covid en las actividades relacionadas con estos ámbitos. Así, se anota una caída de 5.200 ocupados en Euskadi. También descienden en la agricultura, que ha aguantado bastante bien el golpe de la pandemia, pero que ahora se resiente, con 1.900 ocupados menos. Sin embargo, la industria se anota una ligera subida de 300 empleos y la construcción sigue con su senda sólida de recuperación al aumentar en 2.300 los puestos de trabajo.

Baja la población activa

Pese a la caída de la ocupación la población parada también desciende en 1.600 personas en Gipuzkoa, hasta quedarse en 31.300. Una cuestión que se explica porque también se reduce la población activa, las personas en edad y disposición de trabajar, bien por jubilaciones o por desmotivación a la hora de buscar un empleo. En concreto, la población activa desciende en 3.500. Una evolución que se repite en el conjunto de Euskadi, con una caída de la cifra de parados de 3.900 y de 8.300 de la población activa.